jueves, 29 de diciembre de 2016

Una buena partida


A pesar de que la diversión conjunta es lo primero, un juego de rol posibilita ciertos tipos de diversión y no otros. A los que nos gusta jugar a rol, nos gusta debido a una serie de motivos que no podemos conseguir en otro tipo de actividades. En este aspecto voy a ser sumamente clásico.


martes, 20 de diciembre de 2016

Preparación de una partida


Cuanto mejor preparemos una partida, mejor improvisaremos. Al mismo tiempo, los jugadores se tomarán con más seriedad todo lo que ocurra si nos hemos preparado la sesión. En general preparamos la partida para dos cosas: una es no quedarnos atascados en la improvisación, la segunda es tener una historia de mayor calidad a la que se produce cuando se improvisa. 


domingo, 11 de diciembre de 2016

Fallos del narrador


Los narradores comenten fallos, todos ellos. Se trata de utilizar la reflexión y el estudio para que a largo plazo sean los menos posibles. El estilo de cada narrador tiene sus puntos débiles específicos y por lo tanto no se puede conseguir la narración perfecta sin cambiar el propio estilo a los jugadores de cada caso. 


miércoles, 30 de noviembre de 2016

El jugador de rol


Como ya hemos dicho, la función del jugador de rol es contribuir a crear una buena historia. Éste debería de preguntarse a menudo: “¿cuál es la siguiente acción o diálogo que aportaría calidad a esta historia?”.  Que una historia sea buena, o incluso memorable, depende casi en exclusiva de los jugadores. Un buen jugador de rol es aquel que inspira al narrador con sus acciones y diálogos e intenta sacar lo mejor de éste. El jugador de rol es el que decide con su personaje qué rumbo tomará la historia. Es responsabilidad del narrador narrar en detalle aquello que interese al jugador y no solo aquello que le interese a él. 


jueves, 24 de noviembre de 2016

La narración


La diversión del narrador consiste en que sus jugadores se diviertan. Teniendo en cuenta que jugamos a rol para divertirnos, el objetivo del narrador no será más que generar diversión, y divertirse en el proceso... Pese a que cómo divertirse es particular de cada jugador o narrador, todos coincidirán en que quieren participar en una buena historia. Para crear una buena historia hace falta construir un conflicto que capte la atención de los jugadores. Solo de esta forma los jugadores pondrán toda su creatividad e imaginación al servicio de la partida. Así facilitaremos que los jugadores cumplan su función: contribuir a crear una buena historia.