jueves, 16 de febrero de 2017

Ignorancia rolera


Estoy en un punto de inflexión dentro de esta aventura rolera. Llevo jugando desde hace casi 15 años, pero no ha sido sino en los 2 últimos años cuando he querido empezar a sistematizar mi forma de jugar, reflexionar sobre la teoría y mejorar cada vez más mi técnica. Me estoy abriendo al trabajo que tanto amor y dedicación ponen los autores ingleses en ayudar a los roleros a expandir su nivel. El resultado es abrumador. Pero no solo en el panorama internacional, aquí también hay muchísimas mentes trabajando en aportar cada vez más y mejor. 

Para empezar me gustaría decir que un rolero puede tener 30 años de experiencia jugando pero eso no le convierte en un gurú. Bien puede haber sido que solo haya jugado a D&D durante todo ese tiempo con un único grupo. Bien puede ser que en ese caso se lo hayan pasado bien con niveles mínimos de "calidad". Bien puede ser un ignorante en cuanto al rol a pesar de toda su experiencia de juego. La experiencia es el inicio del conocimiento, sin duda, pero hay que saber qué es lo que ha hecho durante esos años para saber si realmente es alguien que entiende de rol. Al mismo tiempo, hay que saber hasta qué punto esto importa. En el caso de que uno se lo pase bien jugando, ¿importa saber de rol? Tiendo a pensar que la respuesta es no. Saber de muchos productos no es, en mi opinión, saber de rol. Saber cómo se diseña un juego de rol profesional, sí. Poseer técnicas de dirección comprobadas y aplicadas a multitud de grupos de juego, sí. Poseer criterios comerciales y/o artísticos a la hora de valorar la calidad de un producto (de rol), también.

En el momento en el que uno sabe que no sabe es cuando comienza a aprender realmente. Y solo desde la humildad alguien puede transmitir con el corazón. 

En mi opinión, lo único realmente importante es si con el contenido teórico o reflexivo uno ayuda a divertirse más jugando a rol. De lo contrario, en realidad, solo estamos especulando sobre el rol. ¿Cómo ofrecer y vivir una experiencia de rol satisfactoria? ¿Podemos mejorar esa experiencia y llevarla a algo único? Pienso que el rol tiene efectivamente ese potencial de transformar una experiencia lúdica en una vivencia catártica y conmovedora. He sostenido que pasárselo bien tiene el punto negativo de que uno no está tan pendiente de mejorarse más. Debo admitir que este punto es extraño, cuanto menos. Ahora pienso que si tú te lo estás pasando bien (y de paso también tus compañeros de juego), no cambies nada. Disfruta y ya está. En el momento en el que necesites "más" y quieras cosas más profundas, técnicas más depuradas, entonces puedes pasar a mirar todo el material que tiene la red, que no es escaso precisamente. 

Esa magia que tiene el rol es lo que me enganchó desde el principio. Esa especie de trance donde uno suspende el juicio y se olvida de sí mismo, vive situaciones en la piel de otro, y da rienda suelta a su imaginación y a sus deseos oníricos. Desde la humildad que ofrece la conciencia de la propia ignorancia, hay que transmitir esa pasión por los juegos de rol al mismo tiempo que intentamos aportar nuestro granito de arena.  Pienso que toda critica, todo juicio de valor, toda opinión y todo análisis, tiene que ir encaminado a esa experiencia que todavía se conforma como una nebulosa, algo que se va creando al mismo tiempo que se camina. Por ello pienso que lo peor que le puede pasar a uno es creer que sabe cuando no es así. Conviene tener muy en cuenta qué forma parte de la esfera del saber rolero, si eso se puede considerar conocimiento o no.

Por tanto, no debemos creer que la experiencia es la única que conforma el conocimiento, sino una reflexión sobre la experiencia e incluso una sistematización de los propios pensamientos acerca del rol. O en su lugar, qué tipos de experiencias aumentan el conocimiento de un rolero y por qué. Haber jugado a muchos juegos, conocer muchos sistemas, haber jugado con muchos grupos, experimentado situaciones muy diversas; pueden ser factores a la hora de valorar una experiencia en el rol positivamente. Pienso que alguien que entiende de rol es alguien que puede definir con claridad los conceptos que se manejan en la teoría del rol, que ha contrastado numerosos puntos de vista y emitido juicios de valor respaldados por un criterio de calidad reflexionado, que ha jugado mucho y de forma variada, y en general alguien que ha intentado sistematizar su pensamiento a la hora de pensar en rol. Por eso pienso que del mismo modo que podemos disfrutar del fútbol sin tener ni idea de toda la teoría y estrategia que hay detrás, el rolero de a pie no tiene por qué saber de rol para divertirse.

Esto ocurre en todos los "saberes" que no son logico-matemáticos. Ocurre del mismo modo en la filosofía y todo saber que es proclive a la especulación. Dedicamos mucho tiempo a pensar en el rol y luego nos dicen "solo es tu opinión". Porque cada mesa funciona de manera distinta y lo que puede funcionar en un grupo a lo mejor no funciona en otro. Esto se suele reducir a englobarlo todo en la esfera del roleo, donde todos los puntos de vista convergen hacia la diversión. Lo que nos queda es nada, no sabemos nada porque cualquier opinión es solo eso, mera opinión. Los hechos y los axiomas no funcionan, son solo puntos de vista que tienen más o menos seguidores en el mundo rolero. A pesar de ello hay buenas prácticas comprobadas por roleros que han estado en multitud de grupos, experiencias que nos pueden valer por la cantidad de diferencias y matices que tienen. Todo nos conduce a la definición del concepto "juego de rol" que manejemos, desde ahí enarbolaremos todo contenido teórico que nos lleve a una experiencia de juego satisfactoria.


2 comentarios:

  1. Acerca de esta entrada:

    Estoy muy de acuerdo con "ese potencial de transformar una experiencia lúdica en una vivencia catártica y conmovedora", que tiene el mérito de ir más allá del rol como herramienta para amenizar propuestas educativas o de aprendizaje para desenvolverse frente a un grupo de personas.

    Por mi parte reconozco lo catártico y también le añado lo anagógico o "elevador" como señalo en "Dos clases de escapismo" (https://goo.gl/SPMDya).

    También me parece interesante,

    "Para empezar me gustaría decir que un rolero puede tener 30 años de experiencia jugando pero eso no le convierte en un gurú.",

    aunque es porque desde mi punto de vista la experiencia, aunque sea en su grado máximo no lo puede todo.

    E igualmente de acuerdo con:

    "Ahora pienso que si tú te lo estás pasando bien (y de paso también tus compañeros de juego), no cambies nada. Disfruta y ya está."

    Esto es por defecto y especialmente cuando la teoría que sea se percibe como forzada o estorba. No obstante es normal que si se está indagando algo, la experiencia lúdica pueda comprometerse o alterarse si el proceso se enfoca como algo artificialmente añadido o superpuesto al hecho de jugar. Porque en cambio, hay casos en que la indagación misma solo contribuye a potenciar la experiencia.

    Y acerca de esto:

    "Lo que nos queda es nada, no sabemos nada porque cualquier opinión es solo eso, mera opinión."

    Decir que en este contexto la opinión puede tener 1) el valor de un simple parecer subjetivo sin más valor ni derecho a pretensión alguna de objetividad, o 2) la opinión puede tratarse de algo relativo, pero no "relativista" sino concerniente a cierto punto de vista (entre una pluralidad de otros), teniendo una validez objetiva dentro de él y sus asunciones, pero no necesariamente más allá.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante lo que comentas acerca de la opinión, +Axel Castilla. Me gusta lo que comentas acerca de su posible objetividad. ¡Muchas gracias por comentar!

      Eliminar