martes, 31 de octubre de 2017

Mi experiencia con Edad Oscura: Mago


Hoy quería hablaros de mi andadas con la versión medieval del famoso juego Mago, de la saga del antiguo Mundo de Tinieblas de White Wolf y editado en castellano por La Factoría de Ideas. El juego ya no suele comercializarse de la forma en la que se hacía a principios de milenio, pero puede encontrarse en sitios como la DracoTienda. Es un juego de rol que no tiene la robustez de un Ars Magica y tiene mucha menos atención en cuanto a suplementos que Mago: La Ascensión. Sin embargo, a mí me parece un gran juego así que voy a reflexionar sobre todo lo que he jugado con él y lo que me ha aportado a mí.

sábado, 28 de octubre de 2017

Mejorar nuestras partidas de rol gracias a la aventura gráfica


Las aventuras gráficas poseen ciertas características que las hacen muy atractivas para el rol. La más clásica de todas estas es la de las decisiones. La mejor forma de representar el impacto que tienen los jugadores en el mundo es que cada decisión que tomen influya en la partida. De hecho, si incluso las decisiones que parecen más nimias luego repercuten en el mundo imaginado conseguiremos que los jugadores estén muy atentos con lo que hacen. Este género de videojuegos, en su versión moderna, se caracteriza por ser muy intenso en la faceta de las decisiones (y sus consecuencias).

viernes, 20 de octubre de 2017

La objetividad del desafío y el rol


Quise introducir en el rol a un amigo hace unos días. Le gustaban los juegos de mesa clásicos y de pequeño había jugado al rol, pero apenas se acordaba. Le expuse durante unos minutos en qué consistía el rol. Ciertos aspectos le encantaron pero siempre le rondaba la misma idea, algo que no le cuadraba en absoluto y que le provocaba un rechazo singular.

Consideraba que el juego no era objetivo porque el director de juego siempre podía poner un reto mayor y por lo tanto la victoria "real" no era posible. Estaba acostumbrado a que en los juegos se jugaba sobre todo para ganar, que esa era la parte más divertida del asunto.

jueves, 12 de octubre de 2017

En la piel de un personaje de rol


La principal característica a la hora de interpretar a un personaje de rol, sea como director de juego o como jugador, es ponerse en la piel de dicho personaje. Pensar, sentir, juzgar, decidir, como él o ella lo haría. Se trata de una práctica de empatía que nos permite desligarnos de nosotros mismos, especular sobre ser otro con la única limitación de nuestra imaginación. Para figurarnos qué siente tendremos que saber qué miedos tiene, qué anhelos, qué frustraciones, qué relaciones, etcétera... Para saber cómo y qué piensa tendremos que comprender cómo percibe el mundo, qué ha aprendido y en qué se centra; y un sin fin de cosas más. El proceso de "integración" en nuestro personaje puede ser infinito. No obstante, para el rol simplemente tendríamos que conseguir un equilibrio entre practicidad, verosimilitud y comodidad. 

domingo, 8 de octubre de 2017

Desarrollar semillas de aventura


Tenemos una idea de unas pocas palabras, frases o líneas para una aventura, trama o historia. Ahora necesitamos expandir esa idea y convertirla en algo que pueda durar una sesión de juego o más. Para teorizar sobre esta tarea me he apoyado en las ideas del libro Eureka de Gnome Stew. Este proceso es altamente personal y no existe una única manera de hacerlo. Sin embargo, es preferible que a largo plazo tengamos una metodología. En esta metodología me baso en un estilo de dirección con trama muy flexible que juega a reaccionar y a ver qué pasa, al mismo tiempo que hay un mundo donde suceden cosas en las que los jugadores pueden influir o no, en función de las decisiones que tomen. 

lunes, 2 de octubre de 2017

"Yo lo haría mejor"


Hoy quería contar una sensación que llevo teniendo desde hace años. Se trata de nuevos grupos de rol con los que quedo presencialmente (en ese intuido lugar de contenido sensorial que entendemos como "realidad"). También ocurre con personas que se incorporan al grupo habitual y situaciones similares en las que la gente no se conoce demasiado. Estoy seguro de que entre grupos virtuales por videoconferencia también sucederá, pero en ese caso quien organiza la partida suele ser el que va a dirigir y los jugadores lo aceptan. En cuanto los grupos cobran continuidad habrá gente que levantará la mano expresando su deseo de dirigir. Una opción en ese caso es rotar de director de juego, pero no todos quieren ser jugadores durante mucho tiempo. Habrá algunos que querrán ser directores de juego siempre o casi siempre, lo digan abiertamente o no.